Lunes, 17 de julio de 2006
A vosotros, los A. que hab?is abandonado a la intemperie a la peque?a lechuza del coraz?n desorbitado, acabo de decidir descongelar el rencor necesario para abastecer la cura de un peque?o dolor que ha renacido (una nueva almohada empapada y no de sudor, y no de pasi?n). Vine para elevarme sobre la maldici?n de esta gran ciudad, pero vuelvo a sentir sobre m? tierra de cada uno de vosotros que sepulta. Nada me hab?is ayudado. Mejor alejar vuestros vocativos para siempre, para siempre, para siempre.
Publicado por Bohemk @ 13:04  | Boh?mktika
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios