Domingo, 11 de junio de 2006
Una bolita min?scula, pero insidiosa, enquilosada en el contorno del pecho.

Tres l?grimas como gotitas de lluvia inesperada que alertan del temporal.


Entonces se apresura a recoger su rostro tendido al sol, mojado por el llanto de lejanos d?as, y de la mesita de la terraza una ilusi?n que ha estado dibujando en acuarela sobre la pasta de un diario todav?a sin historias.

Cierra los postigos del balc?n y echa abajo las persianas, para ella la oscuridad entera.

Incesantemente se palpa el porvenir en un pecho que fuera m?s amado que su dignidad y su vida
y acurrucada llora temores, paradojas y recuerdos, mientras alcanza a besar su regazo envenenado, ese nido de escorpiones.
Publicado por Bohemk @ 20:12  | Boh?mktika
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios