Domingo, 04 de junio de 2006
En mi casa ya ha entrado oficialmente el verano, inagurado con un protocolo solapado del que no he sido consciente hasta que he hundido, emocionada, el filo del cuchillo sobre un hermoso mel?n de mi tierra, consiguiendo un suculento tajo. Y es que para los buenos sabores, s?lo para las buenas cosas, he decidido tener un pedazito de arraigo. El verano entra en mi casa cuando aparece la fruta apetitosa y en abundancia, como en la reserva de un festival dionisiaco -tentando a la gula que por prescripci?n facultativa he de evitar-, alegrando sin prop?sito un tiempo de angustia, nerviosismo y otros ismos carnaza de psiquiatras. Ser? la frutaterapia. El verano entra en mi casa cuando mi padre, vestido con una nueva elegante camisa de lino, nos manda, con una dicci?n pulcr?sima cual lord en su puntualidad brit?nica a las 3 y media de la tarde, cerrar todas las ventanas para que no se escape el aire acondicionado. Entonces todos nos movemos corriendo a cerrar cada estancia y me acuerdo de las doncellas de la casa de los ni?os de Mary Poppins, sujetando los cacharros al acercarse la hora en la que el almirante hac?a temblar las casas colindantes. Aqu? temblar?amos nosotros si quedase alguna ranura abierta a?n.

Y aqu? estoy saboreando los restos de sabor estival y estornudando un poquito.


Este verano ser? extra?o porque he decido que as? lo sea. No quiero otra vez dos interminables e irritantes meses en la playa, ya es hora de romper el ciclo. Ayer habl? con mi Chopito y le confirm? mi decisi?n de abandonarme, as? que a finales de junio nos pondremos a buscar un piso en madrid para las dos.


Poco le queda por hacer en la casa en la que ya ha entrado el verano, ayud? cuanto pudo o le dejaron hacer, por lo que esta se?orita mete en su bolso sin fondo el espejo de verse una mujer distinta y se larga a otra parte donde intuye que le esperan en un verano distinto, muy distinto.
Publicado por Bohemk @ 21:20  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios