Lunes, 24 de abril de 2006
Al menos s? que est?s vivo. Las palomas de la noche, fieles mensajeras amaestradas al servicio de mi melancol?a, no me han devuelto mi carta. Te la entregaron, estoy segura.

Desabrocho mi rubor, la verg?enza del esfuerzo en vano - ?para qu? la sinceridad a bocajarro?- y vuelvo a enunciarte lo que en ese mensaje te dec?a:

"Todo mi compromiso de eternidad te sigue estando reservado, s?lo a ti reservado, s?lo por ti el abandono de la bohemia y del amor a un cuerpo distinto por y en cada dedo de mi mano, la sumisi?n a tu antojo. Continuo viva nada m?s que por la causa de encontrarte, la de esperarte, la de retenerte. Solamente viva para poder alcanzar el d?a en que llegar a morir a tu cama.

No temo todo este tiempo de ausencia, todav?a te quiero, te quiero, te quiero.. inestable y lejana, te quiero, torpe y vulnerable, te quiero, asombrada y atormentada, te quiero. "

Releyendo la estupidez de mi delirio -y sabiendo de la eficacia de mis nocturnas palomas- entiendo el por qu? de sus picos vac?os, s? bien que no debo esperar, jam?s, una respuesta.
Publicado por Bohemk @ 5:23  | Boh?mktika
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios