Mi?rcoles, 22 de febrero de 2006
Canto de Eur?dice abnegada


Un mal presentimiento
me atenaza
en la ascensi?n a la superficie
de la vida y del placer.
Me detengo. Me condeno.
Paro para descender
hasta la infernal resignaci?n
tan bien conocida,
hasta mi rutinario encierro.


Nadie volver? a raptarme,
tal vez un abandono instant?neo.
Ya nada amortiguar? mis ca?das
ni aliviar? la terrible estancia
con la esperanza de ayer.


Me detengo. Me condeno.
Nadie volver? a raptarme,
pero volver? a caer.



Cecilia Sainte-Na?ve, Impromptus Op.2
Publicado por Bohemk @ 2:10  | Boh?mktika
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios