Martes, 07 de febrero de 2006
Conjugar misticismo irreverente y pretenciosamente ateo con tanta sensualidad desbordada, no me suscita m?s adjetivo que el de maravilloso. No te pido permiso, como de costumbre, porque no le he pedido permiso a ninguno de los autores para exponer sus obras en mi blog. Me ha encantado, no te imaginas cu?nto, por eso lo hago p?blico, me salto la intimidad de esa alcoba y del deseo, tu deseo, tambi?n el de quien lo lee y lo muestro con todo el orgullo de una lectora satisfecha. Me lo sabr?s disculpar del mismo modo que mi insolente tardanza, ?verdad?

Beso




Agnus Dei


A Luc?a



Hagamos una misa, aqu?, en esta alcoba,
misa que resucite mi carne.
Yo ser? el oficiante y t? ser?s la adorada.
No pretendo endiosarte,
tan solo anhelo comer tu cuerpo y beber tu sangre.
Cordero sin dios, que enciendes el pecado en el mundo,
miseria de nosotros,
miseria de nosotros si creemos que tu carne es pecado.
Venga hoy, aqu?, el reino de este mundo,
venga tu reino sobre mi mundo,
en la ?nica eternidad posible: el instante,
Este instante.
Dame hoy tu cuerpo, y cada d?a
dame tambi?n tu alma.
Am?n.


Agust?n A.
Publicado por Bohemk @ 20:24  | Todav?a huele a nuevo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Agustin
Viernes, 10 de febrero de 2006 | 16:35
Gracias Cecilia, no te imaginas cu?nta ilusi?n me hace tu comentario. Un honor figurar aqu? ene stas pa?ginas al lado de Lorca, de Garc?a Montero de Vallejo, de Varela... Pero sobre todo gracias por eso que has dicho de mi poema.