S?bado, 17 de diciembre de 2005
Agust?n, creo que la clave se halla sobre todo en el ritmo, adem?s de que hay un escenario similar: el piso y la atm?sfera de desarraigo (en un sentido distinto para cada uno) respirada en sus pasillos.


CONTRA JAIME GIL DE BIEDMA


De qu? sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atr?s un s?tano m?s negro
que mi reputaci?n -y ya es decir-,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego t?, pelmazo,
embarazoso hu?sped, memo vestido con mis trajes,
z?ngano de colmena, in?til, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompa?an las barras de los bares
?ltimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todav?a violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te r?es, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podr?a recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen m?s de treinta a?os,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho so?oliento
-seguro de gustar- es un resto penoso,
un intento pat?tico.
Mientras que t? me miras con tus ojos
de verdadero hu?rfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que t? eres fuerte cuando yo soy d?bil
y que eres d?bil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresi?n confusa
de p?nico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez m?s,
la humillaci?n imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevar? a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la m?s innoble
que es amarse a s? mismo!




Jaime Gil de Biedma
Publicado por Bohemk @ 16:38  | Almohadas de papel
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Agustin
Mi?rcoles, 21 de diciembre de 2005 | 12:30
Si, creo que tienes raz?n. a pesar de lo poco que he le?do de Gil de Biedma, me encanta. De ?ste resaltar?a la primera estrofa, y ?se "si no fueras tsan puta!", que siempre me hace gracia al releerlo.
Hay otro suyo, "Ruinas del tercer Reich", que me encanta, lo conoces? Si no, lo pondr? en mi blog, espero poder retomarlo de aqu? a enero...
Publicado por Bohemk
Mi?rcoles, 21 de diciembre de 2005 | 13:11
Si lo he le?do, no me llam? demasiado la atenci?n, no me acuerdo. S?, cu?lgalo, ya te pasar? una lista con los poetas que me has mencionado en los comentarios.


"Si no fueses tan puta", ese verso es m?tico en mi vida, me hace recordar mis a?os de amor barcelon?s. El paseante, ese al que cito en alguno de mis textos, llamaba "puta" a quien fuera su gran amigo (ya no s? si ahora es su gran enemigo...) porque los dos eran fan?ticos de Gil de Biedma. Creo que se sab?an este poema de memoria. Siento mucha nostalgia al releerlo. Al final mis m?s pesados criterios de selecci?n son los sentimentales, espero hacerme mejor cr?tica alg?n d?a.
Publicado por Agustin
Viernes, 23 de diciembre de 2005 | 11:50
Bueno, y ?a qui?n no le gustan algunos poemas por razones puramente sentimentales? Eso no es ser mala cr?tica, creo yo. Aparte de que me encnata, durante bastante a?os le tuve especial cari?o a Thamar y Amn?n, de Lorca, por mi primera novia que se llamaba Marta (Thamar, pero al rev?s..)