Viernes, 30 de diciembre de 2005
Si tu verdad es girar en torno a un pubis
yo soy un pubis muerto de ternura
que danza por espejos uterinos
acero funeral para mi vientre.
Fui plenitud redonda di la vida
y nadie se encarg? de festejarla.
Era frutal y fr?gil
como un ?rbol al llegar el verano
me ca?a de amor sobre la hierba
de madura saz?n es que ca?a.
Me bastaba tan s?lo con dos manos
que dijesen que s? y me recogiesen.
Ard?a la ciudad
mis pies ard?an
reventaban mis vasos.
Todo pronto para el m?s cruel milagro todo pronto.
?Qu? pre?ez desolada caminando!
Se enterneci? alg?n rostro al contemplarme
y se perdi? despu?s
en la asfixiante calentura del asfalto.
Segu? sola las calles del delirio
mis dos piernas pesaban toneladas.
Se anunciaba un alambre entre la pelvis
un berbiqu? imparable
y tuve miedo.
Aterrada y serena.
No pod?an detener la corriente mis dos manos
se agarraban al vientre
como a un fruto que no quiere soltarse.
En el lujo siniestro del "Vel?zquez hotel"
ca?
como una m?rbida manzana
en un Rembrandt atroz:
sobre mi vientre el cuenco de mis manos
- toda la luz-
el resto tenebrismo verdetierra
de un s?dico pincel que me inventaba.



(De Ya soy para tu muerte)
Publicado por Bohemk @ 23:51  | Almohadas de papel
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 31 de diciembre de 2005 | 7:31
Desde luego Cecilia, hay pasos que una mujer d? en la m?s ?ntima de las soledades.

Un besito pa las penas
y otro por los amores.