Domingo, 16 de octubre de 2005
POEMA TRECE


Bien s? c?mo es ella, secreta y perversa
como un ?ngel del bosque, se hunde
en mi sangre, canta en la noche
como un r?o que corre debajo de las piedras.
Pero lo que invoca, lo que rescata,
est? m?s all? de la piedad de sus besos,
vasto como el sue?o, tormentoso
como su cuerpo lascivo.
Lo que se alcanza de sus confesiones
desnuda los deseos, s?plicas, un vuelo
hacia cuerpos solares en un cielo mortal.
El viento es tibio en sus cabellos,
en su garganta herida. Todo en ella
es insomne como su latido desde?oso,
consagrado a las grandes singladuras de Ahab.
Nunca llegar? donde la esperas, en una quemadura,
en un altar demente de memorias perdidas
o aves migratorias. Nunca llegar?.
Cuando trae la bebida de los n?ufragos.
Se escurre
entre los grandes secretos de su sue?o.
Publicado por Bohemk @ 7:48  | Almohadas de papel
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios