Domingo, 31 de julio de 2005



Sous aucun pr?texte

je ne veux

avoir de reflexe, malheureux

il faut que tu m'expliques

un peu mieux

comment te dire adieu


Mon coeur de silex

vite prend feu

ton coeur de pyrex

r?siste au feu

je suis bien perplexe

je ne veux me r?soudre aux adieux


Je sais bien qu'un ex amour n'a pas de chance,

ou si peu, mais pour moi une explication

vaudrait mieux


Sous aucun pr?texte

je ne veux

devant toi surexposer mes yeux

derri?re un kleenex

je saurai mieux

comment te dire adieu

comment te dire adieu


Tu as mis ? l'index nos nuits blanches,

nos matins gris-bleus

mais pour moi une explication vaudrait mieux

sous aucun pr?texte

je ne veux

devant toi surexposer mes yeux

derri?re un kleenex

je saurais mieux

comment te dire adieu



FRAN?OISE HARDY



Publicado por Bohemk @ 13:12  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 30 de julio de 2005
Imagen




Alexandre Cabanel, La Naissance de V?nus,1863
?leo sobre lienzo 130 x 225 cm.
Mus?e d'Orsay




Los desnudos academicistas con una base en la ?poca mitol?gica o cl?sica ten?an buena aceptaci?n en el Sal?n de Par?s, consiguiendo algunos ?xitos. Cabanel no dud? en realizar este nacimiento de Venus y presentarlo a la muestra de 1863, obteniendo el primer premio.

La bella diosa se depereza en el agua, acompa?ada por una corte de amorcillos en escorzo; el cabello de Venus se extiende por buena parte del lienzo y crea un atractivo contraste entre el mar y la piel nacarada de su cuerpo. El dibujo es tan exquisito como el empleo del colorido, la luz y la minuciosidad de los detalles.

Publicado por Bohemk @ 7:27  | Je vois, j?imagine
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 27 de julio de 2005



He debido perder el paraguas y me empapan palabras amargas,
en el mes de los desencuentros me han herido a pecho descubierto.
El dolor de cabeza, la falta de certeza, no me dan tregua.
Y me duele la lengua, de hacer preguntas, de dar respuestas.

El tren de las equivocaciones ha descarrilado dos vagones,
que vienen llenos de malas noticias y no dejan ninguna caricia.
El mes de los desencuentros deja mis brazos desiertos
y una afon?a que no me deja gritar que t? eres lo mejor del d?a.

Si te piensas que ahora voy a rendirme,
te recuerdo que hoy en la batalla pienso en ti.
Y aunque corren tiempos impredecibles,
te prometo que tras la tormenta seguir? aqu?,
teniendo cosas que decir, cantando s?lo para ti.

En el delta de las decepciones, un bicho raro que escribe canciones
intenta dar la vuelta a esta tortilla, sue?o que se ha vuelto pesadilla.
Extremos que no se tocan, miradas que sellan bocas,
lo que no dices, me deja cicatrices; en mi estampida no hay despedida.

Qu?date all? donde pueda verte,
y cuando sientas que tiemblo aprieta la mano fuerte.
Cuida de que esta noche no coja fr?o,
y de que tanto reproche no me haga perder el sentido,
y prom?teme que hoy dormir? contigo.


Si te piensas que ahora voy a rendirme,
te recuerdo que hoy en la batalla pienso en ti.
Y aunque corren tiempos impredecibles,
te prometo que tras la tormenta seguir? aqu?,
teniendo cosas que decir, cantando s?lo para ti.



ELENA BUGEDO

Publicado por Bohemk @ 3:11  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (1)  | Enviar
Lunes, 25 de julio de 2005


Desde que era muy peque?a (muy peque?a para interesarme y valorar ciertos g?neros) sent? debilidad por la ?pera de Puccini y sobre todo por ?sta. El ?ltimo aria "Un bel d?, vedremo levarsi", popularizado por la voz de la Callas, es uno de los m?s bellos y conmovedores de la historia de la m?sica. Pero quiz?s la aflicci?n se acrecente una vez conocido el texto, porque es entonces cuando se entiende ( salvando el desconocimiento del italiano q se pueda tener) hasta qu? punto una voz puede reproducir e incluso sentir el desgarro de Madame Butterfly.
Era peque?a, pero ya me emocionaba especialmente la desdicha de la japonesita, la comprend?a, me trasmit?a la amargura de su garganta, el temblor de su pecho, se clavaban en m? los pedazos de mujer desencantada, me ahogaba en la sangre emanada de la mortal herida de katana. Unos a?os despu?s la sentir?a con mayor empat?a: "ll?madme a partir de ahora Madame butterfly". Diminuta e ilusa como ella, fui coleccionando tenientes que me abandonaban en la espera y regresaban al poco tiempo de la mano de otra esposa. Sin embargo, en mis finales nunca llegu? a morir del todo.
Me llega incluso a avergonzar, en serio, el encauzar cada obra que recojo hacia mi propia historia, tanta tem?tica egocentrista, pero es que resulta curiosa la relaci?n que une a cada pieza (aria, poema, libro, personaje...) entre s?, como hilos de la red que me conforma.

Y para quien no conozca la ?pera, aqu? dejo el resumen del libreto.



ACTO PRIMERO


Jard?n de una casita japonesa, totalmente cubierto de flores primaverales. El teniente de nav?o Pikerton, encontr?ndose de paso en Nagasaki en unas maniobras de la escuadra norteamericana, desea gozar de la compa??a de una hermosa hija del pa?s durante su permanencia en ?l, encargando al casamentero Goro de esta misi?n. ?ste llega hasta la villa que habita la ingenua y dulce Cho-Cho-Sau y le propone en matrimonio con el teniente americano, uni?n que ha de durar s?lo el tiempo que ?l viva all?, quedando despu?s la joven libre para buscarse otro marido, de acuerdo con la costumbre japonesa as? establecida. Cho-Cho-Sau, a quien su pretendiente bautiza con Madame Butterfly, acepta ese trato, pero es tanto el amor que le inspira el gentil marino, que desea atar m?s estrechamente los lazos que les unen y propone celebrar una ceremonia por la cual se libra de todas las leyes japonesas, y la une a su vez con el hombre que quiere, imposibilit?ndola m?s tarde de juntarse con ning?n otro. Sharpless, c?nsul de los Estados Unidos en Nagasaki, se da cuenta de la sinceridad de la muchacha al contraer este nuevo compromiso y aconseja a su amigo disuadirla de su ingenuo prop?sito. Mas Pikertnon se r?e de sus pueriles escr?pulos y la ceremonia se efect?a, renunciando su amante a las creencias y costumbres de su pueblo para adoptar las de su consorte. Al acabar de formular los juramentos del ritual, aparece el t?o de Butterfly, el cual la increpa y maldice por haber renegado de su antigua religi?n. Pikerton lo arroja al jard?n, divertido en el fondo por estos sucesos que le parecen muy pintorescos sin ver que en ellos se juega el coraz?n de una joven rom?ntica, y aleja tambi?n a los asistentes a la ceremonia. Despu?s, trata de consolar a su esposa de las desagradables palabras del irascible viejo. Pronto el encanto de la noche ejerce su maravilloso influjo sobre ellos y , despu?s de un tierno y apasionado d?o, entran en la casa amorosamente abrazados.

ACTO SEGUNDO


Interior de la casita de Butterfly. Han transcurrido tres a?os. La primavera ha vuelto, con sus flores y bonanzas, pero la triste japonesita est? sola con su sirvienta Suzuki, pues el teniente Pikerton hace ya tiempo que parti? para la lejana Am?rica. No obstante, ella le espera siempre, d?a tras d?a, sin desesperar, pues le prometi? regresar y tiene fe en su palabra. En tanto, reconviene a la criada porque duda del retorno del marido. Aparece el c?nsul Sharpless, tray?ndole una carta de Pikerton en la cual le suplica ponga en conocimiento de Butterfly su pr?xima llegada acompa?ado de su esposa norteamericana, inform?ndola bien de esto para prevenir un posible esc?ndalo. Pero el gozo de la joven al contemplar la escritura de su amado y saber su inmediata llegada es tan inmensa, que el c?nsul carece de valor para explicarle el resto del comunicado. Butterfly rechaza las proposiciones del casamentero Goro que le brinda la oportunidad de unirse con el rico Yamandori, noble japon?s que se ha prendado de su belleza. Cuando tratan de convencerla de que, ante la ley, todo el tiempo que ha estado separada de Pikerton equivale a un divorcio, ella exclama: "Esto ser? para una japonesa, mas no para una norteamericana como yo". Y para apoyar su razonamiento les muestra su tierno hijo, nacido de sus amores con el teniente y que tiene derecho de ostentar la nacionalidad del padre. El c?nsul abandona la casa tristemente, presintiendo una tragedia, al percibir los ca?onazos que anuncian la llegada del buque americano. Butterfly engalana el sal?n con flores para recibir dignamente al amado. Anochece lentamente, y mientras Suzuki se adormece en un rinc?n con el peque?o en brazos, la joven japonesa vela ansiosamente, contemplando a trav?s de la ventana c?mo las luces se encienden en la ciudad y las estrellas se iluminan sobre el negro manto del firmamento.

ACTO TERCERO

El mismo decorado del acto anterior. Butterfly permanece en la misma actitud que qued? al caer el tel?n; habiendo esperado in?tilmente toda la noche y sorprendida ahora por las primeras claridades del amanecer, Suzuki y el peque?o despiertan y la sirvienta presenta ?ste a su madre para que lo bese y persuade despu?s para que se retire a descansar un rato. El d?a avanza paulatinamente. Al fin, llegan a la casita el teniente Pikerton y el c?nsul Sharpless, acompa?ando a una bella dama ataviada a la moda europea. Esta no es otra que Kate, la esposa norteamericana de Pikerton. Ellos informan a Suzuki de la verdad y ?sta se horroriza cuando piensa en la desgarradora conmoci?n que la noticia producir? en su joven ama.
Pikerton, emocionado por las flores, los muebles y la visi?n de todo lo que le recuerda un feliz pasado, no puede resistir la punzante evocaci?n y se retira. En tanto, su esposa propone adoptar el hijo de su marido y Butterfly. Esta aparece al ser formulada la proposici?n y adivinando la terrible verdad, procura dominar la agitaci?n y la pena que la consumen, y con una dolorosa serenidad le dice a Kate que su marido tendr? el ni?o si viene a buscarlo personalmente dentro de media hora. La se?ora promete que as? lo repetir? a Pikerton y se va de la casa en compa??a del c?nsul. Al quedar sola la afligida Butterfly, se apresura a coger a su hijo, le venda los ojos y, poniendo en sus manitas una diminuta bandera norteamericana, lo sienta en el centro de la habitaci?n. Realizado esto, se retira ella detr?s de un biombo, se arrodilla para rezar una breve oraci?n a los dioses japoneses que con tan mala ventura abandon?, y empu?ando una vieja espada que hab?a pertenecido a su padre y que lleva en su acero grabada esta inscripci?n: "Morir con honor cuando no se puede vivir con ?l", se la hunde en el pecho, suicid?ndose. Cuando aparecen Pikerton y el c?nsul, que vienen a buscar al ni?o, la desdichada Butterfly ha expirado ya.

Publicado por Bohemk @ 18:20  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (2)  | Enviar
Domingo, 24 de julio de 2005
Vida experimental, vida improvisada, acr?batas, vuelos, un tren que se marcha con ella que lo hab?a estado esperando, juegos de azares, frescura de humor, estallido de mi risa, carcajadas a raudales y tan fuertes que se alzan por encima de la sala, una cama con doseles de tul y revestida para el amor, ternura de reci?n nacidos, revoluci?n del instinto maternal, tambi?n yo quiero tener uno... mis adorados Alterios, qu? lindo el vestuario, si no fuera ella la chica, canta de fondo mi amigo Chango( "Con cari?o para cecilia", boca sucia), claro! que es el hermano de la Ferjerman, che, como le sucede al protagonista, ?cuando se va a dar cuenta alguien de que soy ese algo de su vida?, no me fall? mi corazonada cin?fila, hice bien en pasar la noche en esta sala y salir por la puerta de emergencias so?ando.

No lo dije, ya fui a ver Semen, una historia de amor.


Imagen

Publicado por Bohemk @ 3:55  | Je vois, j?imagine
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 22 de julio de 2005
Ballerina II



Imagen

Publicado por Bohemk @ 2:52  | Je vois, j?imagine
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 17 de julio de 2005
Extra?o como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocaci?n,
absurdo como un belga por soleares;
vac?o como una isla sin Robins?n,
Oscuro como un t?nel sin tren expreso,
negro como los ?ngeles de Mach?n,
febril como la carta de amor de un preso...,
as? estoy yo, as? estoy yo sin t?.

Perdido como un quinto en d?a de permiso,
como un santo sin para?so,
como el ojo del maniqu?;

hura?o como un dandy con lamparones,
como un barco sin polizones...,
as? estoy yo sin t?.

M?s triste que un torero
al otro lado del tel?n de acero.
As? estoy yo sin t?.

Vencido como un viejo que pierde al tute,
lascivo como el beso del coronel,
furtivo como el Lute cuando era el Lute,
inquieto como un p?rroco en un burdel.

Errante como un taxi por el desierto,
quemado como el cielo de Chernobil,
solo como un poeta en el aeropuerto...,
as? estoy yo sin t?.

In?til como un sello por triplicado
como el semen de los ahorcados,
como el libro del porvenir,

Violento como un ni?o sin cumplea?os,
como el perfume del desenga?o...,
as? estoy yo sin t?.
M?s triste que un torero
al otro lado del tel?n de acero.
As? estoy yo sin t?.

Amargo como el vino del exiliado,
como el domingo del jubilado,
como una boda por lo civil;
macabro como el vientre de los misiles,
como un p?jaro en un desfile...,
as? estoy yo sin t?.

M?s triste que un torero
al otro lado del tel?n de acero.
As? estoy yo sin t?.



JOAQU?N SABINA

Publicado por Bohemk @ 6:33  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (1)  | Enviar
Jueves, 14 de julio de 2005
Amo tanto, tanto la vida, que de ti me enamor?,
y ahora espero impaciente ver contigo amanecer.
Si se acaba este milagro, si se consume mi voz,
si me das un ?ltimo portazo, ?en qu? calle morir? yo?

Est?s tan bonita esta noche, te sienta el pelo recogido tan bien.
P?deme cualquier deseo, poco te puedo ofrecer.
Lloras, gritas, bajo la lluvia, como el ?ngel Lucifer.
Somos de nuevo herida abierta, mala tierra tr?game.

Tr?game.

Amo tanto, amo tanto la vida, que de ti me enamor?,
y de amarte tanto, tanto, puede que no te ame bien.
Si yo fuera tu asesino conmigo nunca tendr?a clemencia,
y me condenar?a a muerte, que es condenarme a tu ausencia.

Que no haya mas despedidas, que no eres Ilsa Lazlo ni yo Rick Blaine,
ni yo soy tan idiota, no te dejar?a ir con ?l.
El pr?ximo avi?n que tomes conmigo lo tendr?s que hacer,
y el camino de regreso yo te lo recordar?.

Yo te lo recordar?.



ISMAEL SERRANO

Publicado por Bohemk @ 20:23  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 13 de julio de 2005
Tal y como anunci?, mi carpeta de este a?o, que a pesar de su aparente simplicidad, no sab?is lo que me cost? superponer las im?genes y combinarlas, para que incluso as? tuvieran su significado. Nada est? puesto por azar. La del pr?ximo curso (si es que no me abandono antes a la vida obrera) me la currar? algo m?s, siento que me dej? algo.


ANVERSO


Imagen



REVERSO


Imagen



El texto en pergamino casero, es el cap?tulo n?mero 7 de rayuela.

Publicado por Bohemk @ 19:16  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 12 de julio de 2005
- ?B?cquer! ???Te gusta B?cquer?!!Estaba enamorad?sima de ?l cuando era peque?a- un punky rom?ntico, qu? fuerte. Ay,que no me siga sonriendo as?, qu? ganas de morderle la boca!
[...]
- ??Fonollosa!?? No jodas, no me imaginaba que pudieras leerlo - A esta t?a ya s? como lig?rmela. Como me siga mirando as? con esos ojos, le recito, pero entre polvos.



S?lo me bastado media hora de po?tica conversaci?n, para saber que quiero agonizar a su lado, acabar mis d?as con ?l. Volver a caer en el error de interaccionar sue?os, poes?a y vida, esperando tomar prestada la eternidad, el estremecimiento m?s et?reo.
No es la primera vez que me pasa. Por eso s? que a pesar de todo, llegar? el d?a en que los versos ser?n las u?as con las que me ara?e el recuerdo, despu?s de habernos mandado a la mierda de la forma m?s prosaica.



15/11/04



Y efectivamente, as? fue, a Resoluciones me remito.

Publicado por Bohemk @ 0:13  | Boh?mktika
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 10 de julio de 2005

Sentados en corro merend?bamos besos y porros
Y las horas pasaban deprisa entre el humo y la risa.
Te mor?as por volver "Con la frente marchita" cantaba Gardel
Y entre citas de Borges, Evita bailaba con Freud.
Ya llovi? desde aquel chaparr?n hasta hoy.

Iba cada domingo a tu puesto del Rastro a comprarte
carricoches de miga de pan, soldaditos de lata.
Con ag?ita del mar Andaluz quise yo enamorarte,
pero t? no quer?as m?s amor que el del R?o de la Plata.

Dur? la tormenta hasta entrados los a?os ochenta.
Luego, el sol fue secando la ropa de la vieja Europa.
No hay nostalgia peor que a?orar lo que nunca, jam?s, sucedi?.
"M?ndame una postal de San Telmo, adi?s, ?cu?date!"-
Y son? entre t? y yo el silbato del tren...

Iba cada domingo a tu puesto del Rastro a comprarte
monigotes de miga de pan, caballitos de lata
Con ag?ita del mar Andaluz quise yo enamorarte,
pero t? no quer?as otro amor que el del R?o de la Plata.

Aquellas banderas de la patria de la primavera,
a decirme que existe el olvido, esta noche han venido.
Te sentaba tan bien, esa boina calada al estilo del "Che".
Buenos Aires es como contabas, hoy fui a pasear,
y al llegar a la Plaza de Mayo me dio por llorar
y me puse a gritar: "?D?nde est?s?"

Y no volv? m?s a tu puesto del Rastro a comprarte
corazones de miga de pan, sombreritos de lata.
Y ya nadie me escribe diciendo:
"No consigo olvidarte, ojal? que estuvieras conmigo en el R?o de La Plata".



JOAQU?N SABINA

Publicado por Bohemk @ 19:27  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
El t?tulo se lo he tomado prestado al propio del art?culo de cr?tica musical en el cual, hace un par de meses, encontr? y descubr? a Ludovico Einaudi, un maravilloso compositor italiano, cuyo lirismo recuerda a Yann Tiersen o a Michael Nyman. Desde entonces estoy buscando su ?ltima obra Una matina, pero por m?s que pregunto en tiendas de discos, no soy capaz de dar con ?l. Necesito conseguirlo como sea, por eso llevo el recorte de la cr?tica en mi cuaderno de viajes. Es ya casi una empresa afectivo-intuitiva, me late que si lo encontrara, ser?a otro de mis fetiches imprescindibles en mi ruta, imposible de abandonar.

Publicado por Bohemk @ 3:52  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (1)  | Enviar
"20 euros tengo en el bolsillo, a ver qu? me haces con eso?" vocea un t?o con tono fanfarr?n desde la ventanilla de un coche en marcha. ?A qu? se referir?a? He inventado varios contextos, no muy originales, por eso no los recopilo. He vuelto a mirar hacia la avenida, una chica africana se paseaba por la acera con atuendo muy insinuante. ah, santa ingenuidad, era eso, el precio de un placer de alquiler.

A veces se me olvida que en esta ciudad, por muy peque?a y provinciana que sea, nadie est? a salvo de la oscuridad del mundo.

Publicado por Bohemk @ 3:17  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 09 de julio de 2005
No s? qu? hacer, dentro de m? tiran de dos lados: el benevolente y el egoc?ntrico.
Qu? hago ?debo despertar a alguien de la ignorancia si se est? creyendo f?liz, si se regocija por estar siendo al fin feliz? ?Tengo derecho a derrumbarle la vida de la misma dolorosa forma con la que me arrojaron al vac?o en cada una de mis mejores historias? C?mo puedo advertir a alguien que antes era impedimento en mi vuelta hacia ?l y que sin embargo ahora se ha convertido en v?ctima de la ignorancia, de que su adorado amor es un hijo de la gran puta que altera la calma del pasado- porque las malas hierbas nunca mueren- y que mientras ella duerme, ?l arregla encuentros aberrantemente lascivos para un pr?ximo tiempo de ausencia. Que s?, que quiz? sea el amor de su vida, pero aun as? no la quiere entera, porque c?mo puede quererla entera si recurre a cuerpos que dej? abandonados, si la viene enga?ando desde hace casi un a?o en pensamiento, que en las noches de embriaguez no es a ella a la que avisa, a la que dedica su deseo m?s oscuro, sino a otra(s).

El plato fr?o, el postre de la venganza se queda delante de m? con forma de manzana de pecado, con sabor a justicia tard?a. Pero mis dientes apuntan al cuello de ella y yo s?lo quiero la de quien me ba?ara mucho antes en sangre: ?l. Y tal vez ni siquera eso, cada vez me importa menos el desastre que est? dilat?ndose bajo sus pies, a pesar del eterno tri?ngulo is?sceles en el que siempre me toca el papel de v?rtice romo, distal, silencioso, solitario, que carga con el peso de los enga?os, el que pase lo que pase acaba padeciendo.

No tengo ganas de comer, solamente de retirame definitivamente de la mesa. Y si el techo se derrumba o el suelo se abre en un abismo, no estar presente ni enterarme de ello.

Despu?s de este acto de confesi?n, la voz l?quida de la conciencia que recala en mi vientre me pide que siga dej?ndola ser feliz, que ella conmigo seguramente tambi?n lo hubiera hecho.

Publicado por Bohemk @ 20:46  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Me calaste hondo
y ahora me dueles.
Si todo lo que nace perece, del mismo modo
Un momento se va
y no vuelve a pasar.

Y dec?an: "?qu? bonito!" era vernos pasear
queri?ndonos infinito
pensaban: "siempre ser? igual"
?c?mo lo permitimos, qu? es lo que hicimos tan mal?
?fue este orgullo desgraciado
que no supimos tragar?
Eng??ame un poco al menos
d? que me quieres a?n m?s
que durante todo este tiempo
lo has pasado fatal,
que ninguno de esos idiotas te supieron hacer re?r
que el ?nico que te importa
es este pobre infeliz.

Me calaste hondo
y ahora me dueles.
Si todo lo que nace perece, del mismo modo
Un momento se va
y no vuelve a pasar.

Y el d?a que yo me muera y morir? antes que t?
s?lo quiero que una pena
se llor? frente a mi ata?d.
Que esta herida en mi alma no lleg? a cicatrizar
y estar? desesperada
hasta que te vea llegar.

Me calaste hondo
y ahora me dueles.
Si todo lo que nace perece, del mismo modo
Un momento se va
y no vuelve a pasar
un momento de va
y no vuelve a pasar
un momento se va.



E. BUNBURY, Peque?o

Publicado por Bohemk @ 14:08  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 08 de julio de 2005
Mi petiko es todo un personaje, vean:



Imagen


Imagen


Imagen

En su particular protesta contra la sociedad capitalista-consumista del chicle, Petiko se rasca los cojxxxx


Imagen


El pobre confundi? las ramas de su eucalipto con el viol?n, o quiz?s es que segu?a teniendo necesidad de rascarse los cojxxxx



Imagen

Mirad c?mo se me asoma. Ahora s? que me lo como!!!

Publicado por Bohemk @ 18:23  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 07 de julio de 2005
Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su coraz?n.
A yuyo del suburbio su voz perfuma,
Malena tiene pena de bandone?n.
Tal vez all? en la infancia su voz de alondra
tom? ese tono oscuro de callej?n,
o acaso aquel romance que s?lo nombra
cuando se pone triste con el alcohol.
Malena canta el tango con voz de sombra,
Malena tiene pena de bandone?n.

Tu canci?n
tiene el fr?o del ?ltimo encuentro.
Tu canci?n
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no s?
si tu voz es la flor de una pena,
s?1o s? que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento m?s buena,
m?s buena que yo.

Tus ojos son oscuros como el olvido,
tus labios apretados como el rencor,
tus manos dos palomas que sienten fr?o,
tus venas tienen sangre de bandone?n.
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callej?n,
cuando todas las puertas est?n cerradas
y ladran los fantasmas de la canci?n.
Malena canta el tango con voz quebrada,
Malena tiene pena de bandone?n.



Manzi/ Demare

Publicado por Bohemk @ 2:26  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
Antes de la ejecuci?n, ?qu? querr?as como ?ltimo postre?...

Quiz?s prefiriera otro, pero se me acaba de antojar un helado de tiramis?!
Hhhhhmmmmmmmmmmmmmmmmm

Publicado por Bohemk @ 0:56  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 05 de julio de 2005
SONETO


Por que me descobriste no abandono
Com que tortura me arrancaste um beijo
Por que me incendiaste de desejo
Quando eu estava bem, morta de sono

Com que mentira abriste meu segredo
De que romance antigo me roubaste
Com que raio de luz me iluminaste
Quando eu estava bem, morta de medo

Por que n?o me deixaste adormecida
E me indicaste o mar com que navio
E me deixaste s?, com que sa?da

Por que desceste ao meu por?o sombrio
Com que direito me ensinaste a vida
Quando eu estava bem, morta de frio



Chico Buarque





Soneto(a lo Varela)

Por qu? me descubriste en mi abandono
Con qu? tortura me arrancaste un beso
Por qu? me incendiaste de deseo
si yo estaba tan bien, muerta de sue?o.

Con qu? mentira abriste mi secreto
De qu? romance antiguo me robaste
Con qu? rayo de luz me iluminaste
si yo estaba tan bien, muerta de miedo.

Por qu? no me dejaste adormecida
Y me indicaste el mar ?d?nde navego?
y me dejaste sola sin salida.

Por qu? dejaste aquel lugar vac?o
Con qu? derecho cambiaste mi vida
si yo estaba tan bien, muerta de fr?o.

Publicado por Bohemk @ 2:32  | Banda sonora de mi vida
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 04 de julio de 2005
Imagen





En 1866 el pintor Gustave Coubert hizo un cuadro para el diplom?tico turco Khalil-Bey: el torso de una mujer desnuda, desde los muslos hasta los pechos, acostada en una cama de s?banas revueltas. Con las piernas separadas y el sexo despierto, como si acabara de enviar a su amante al para?so. Este cuadro de panorama estremecedor fue titulado con un nombre que acab? de redondear el concepto: El Origen del Mundo. Los hermanos Gouncourt lo encontraban ``bello como la carne de un Correggio'', en cambio a Maxime Du Camp le parec?a una basura perfecta para ilustrar las obras del marqu?s de Sade.

Cuando muri? el diplom?tico turco, El Origen del Mundo rol? por varias colecciones privadas. Durante la Segunda Guerra Mundial ya iba por Budapest. Luego fue confiscado (y seguramente confinado) por los nazis, nada m?s durante el tiempo que los sovi?ticos necesitaron para adue?arse de ?l. Despu?s el cuadro de Coubert regres? al circuito de coleccionistas y ah? fue adquirido, en 1955, por el doctor Jacques Lacan. La moral y el pudor hab?an dejado su huella en el cuadro, y para esos d?as ya dorm?a oculto bajo una tapa decorada con un paisaje menos ofensivo que las piernas abiertas de esa mujer generosa. El Origen del Mundo ha seguido su ruta misteriosa, pero antes de seguirla, es conveniente detenerse en ese curioso mecanismo moral que prefiere ocultar, antes que desaparecer, las cosas que atentan contra la decencia. No es dif?cil imaginar al poseedor hipot?tico: un hombre recto, de bases morales s?lidas, que cuelga el cuadro del paisaje en la sala y s?lo cuando nadie lo observa retira el paisaje para contemplar esa indecencia que es El Origen del Mundo. Este mismo conflicto moral brinca intacto hasta 1996; pero ahora en vez de pintura tenemos una fotograf?a que tambi?n, ?por qu? no?, podr?a llamarse ``El Origen del Mundo''. De todas las cualidades de la pintura, transcribamos aqu? la que apunta el endemoniado escritor polaco Witold Gombrowicz: ``El cuadro siempre ser? una belleza torpe, una belleza estropeada por la inh?bil mano del hombre. Pero tal vez en esto se oculte el secreto de la atracci?n. El cuadro nos transmite una belleza sentida, ya percibida por alguien, es decir, por un pintor. El cuadro no nos dice solamente: `Este paisaje es bello', sino tambi?n: `yo lo he visto, he sucumbido a su encanto y por eso lo he pintado'''. Sirva esto para dejar muy claro que la comparaci?n entre el cuadro y la fotograf?a (es decir, entre los dos Or?genes del Mundo) queda lejos de la siguiente informaci?n, que jugar?, m?s bien, en los terrenos de la moralidad y las buenas costumbres.

[...]

M?s de un siglo despu?s, el ?ngel del pudor sigue cuid?ndonos las espaldas.

El doctor Lacan lleg? a su casa con El Origen del Mundo reci?n comprado, le quit? el paisaje de encima y lo colg? en su mejor pared. Unos d?as despu?s, el mismo doctor le pidi? a su amigo Andr? Masson que le fabricara al cuadro un nuevo escondite de madera, porque ya no aguantaba los comentarios de sus visitas. La justicia le lleg? hace poco al cuadro de Gustave Coubert, hoy se exhibe, ya sin ninguna de sus tapas, en el museo d'Orsay, en Par?s. En la tienda de souvenirs, por menos de un franco, puede comprarse una postal con la fotograf?a de este cuadro desasosegante y hermoso.


Texto de Jordi Soler



Cierto, yo tambi?n compr? la postal y ahora decora el rinc?n er?tico de mi pared Fumador

Publicado por Bohemk @ 6:36  | Je vois, j?imagine
Comentarios (0)  | Enviar