S?bado, 09 de julio de 2005
No s? qu? hacer, dentro de m? tiran de dos lados: el benevolente y el egoc?ntrico.
Qu? hago ?debo despertar a alguien de la ignorancia si se est? creyendo f?liz, si se regocija por estar siendo al fin feliz? ?Tengo derecho a derrumbarle la vida de la misma dolorosa forma con la que me arrojaron al vac?o en cada una de mis mejores historias? C?mo puedo advertir a alguien que antes era impedimento en mi vuelta hacia ?l y que sin embargo ahora se ha convertido en v?ctima de la ignorancia, de que su adorado amor es un hijo de la gran puta que altera la calma del pasado- porque las malas hierbas nunca mueren- y que mientras ella duerme, ?l arregla encuentros aberrantemente lascivos para un pr?ximo tiempo de ausencia. Que s?, que quiz? sea el amor de su vida, pero aun as? no la quiere entera, porque c?mo puede quererla entera si recurre a cuerpos que dej? abandonados, si la viene enga?ando desde hace casi un a?o en pensamiento, que en las noches de embriaguez no es a ella a la que avisa, a la que dedica su deseo m?s oscuro, sino a otra(s).

El plato fr?o, el postre de la venganza se queda delante de m? con forma de manzana de pecado, con sabor a justicia tard?a. Pero mis dientes apuntan al cuello de ella y yo s?lo quiero la de quien me ba?ara mucho antes en sangre: ?l. Y tal vez ni siquera eso, cada vez me importa menos el desastre que est? dilat?ndose bajo sus pies, a pesar del eterno tri?ngulo is?sceles en el que siempre me toca el papel de v?rtice romo, distal, silencioso, solitario, que carga con el peso de los enga?os, el que pase lo que pase acaba padeciendo.

No tengo ganas de comer, solamente de retirame definitivamente de la mesa. Y si el techo se derrumba o el suelo se abre en un abismo, no estar presente ni enterarme de ello.

Despu?s de este acto de confesi?n, la voz l?quida de la conciencia que recala en mi vientre me pide que siga dej?ndola ser feliz, que ella conmigo seguramente tambi?n lo hubiera hecho.
Publicado por Bohemk @ 20:46  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios