S?bado, 30 de abril de 2005
A Boh?mk no le llaman especialmente la atenci?n los animales, no hasta el punto de considerarlos como una prioridad en su vida o como una devoci?n a resaltar en las preferencias y cuestionarios, pero tiene una galer?a de bichitos por los que siente una predilecci?n casi pasional. Boh?mk se sent?a magnetizada por las mariposas( de hecho fue durante un tiempo una mariposa violeta), tanto que su entorno est? plagado de cuadros de taxidermias, postales, reproducciones que brillan en la oscuridad, dibujos impresos en decenas de objetos, bolsos, gomas, espejos,etc...

fotos.miarroba.com



ah, y este regalo de quienes sab?an bien de su pasi?n por las mariposas


fotos.miarroba.com




Pero a Boh?mk tanta pasi?n la desbord? y qued? saturada. Aun as?, su vista siempre vuela hacia ellas, con ellas. Tambi?n hacia los caracoles y las hormigas. Cuando desciende hacia su calle, a menudo se encuentra con hormigas y caracoles, entonces se detiene y los observa ensimismada. A veces le encantar?a aprender sus signos y poseer una telepat?a eventual para poder comunicarse con esos bichitos de tierra ( con alg?n que otro humano crey? haberlo conseguido, pero adem?s de equivocarse, result? in?til) y as? preguntarles si querr?an que ella les llevara a su casa, a conocer su mundo, pero sobre todo por tratar de salvarlos de la amenaza de pisotones indiscriminados y mortales. Y esta cuesti?n tan est?pida se le ocurre porque la subterr?nea autoestima de Boh?mk la engulle hasta tal profundidad que le hace pensar que no tiene derecho a alterar el destino de ning?n ser que se cruce en su camino, no se atreve a mover ninguna pieza a su antojo sin recibir consentimiento, no tiene la osad?a de pensar que haya alg?n cuerpo que quiera compartir con ella su espacio, treparla, recorrerla de forma inquieta y prolongada, deslizarse pausada y viscosamente por su vida. Aunque m?s de una vez ha recogido conmovida alg?n caracol del suelo y despu?s de haberlo explotado art?sticamente y de una convivencia de unas cuantas horas, totalmente negada, ha acabado abandon?ndolo sin preocuparse m?s de su suerte.

A boh?mk no el dan asco las ara?as, ni tampoco los gusanos, ni las babosas, ni las cucarachas, ni los ratones, ni ning?n bichito que pueda resultarle a otros desagradables, hasta el punto de sobresaltarse y emitir chillidos. Simplemente le hacen gracia, sabe dar con el encanto de cada uno. Aunque no le repugnen las ara?as, hay ocasiones en que las teme. En los veranos dorm?a en la cama de arriba de una litera, le encantaba, desdibujaba la estructura y se cre?a levitando, flotando al tocar el techo con las manos y los pies. Una noche despert? s?bitamente, abri? los ojos y se vio cara a cara con una ara?a colgando de su tela. Le impresion? tanto, imaginando que una de tama?o enorme le devoraba los ojos ( y es que boh?mk teme mucho por sus ojos), que cada noche dorm?a boca abajo y despu?s de haber inspeccionado el techo meticulosamente.


A boh?mk le enternecen mucho los koalas, incluso tiene cerca de su cama dos peluches que encontr? en Francia y a los que llam? petiko ( derrochando imaginaci?n), pero aspira a conseguir uno de tama?o natural, si no, lo meter? en su lista de boda Vacilando. Tanto le enternecen estos mam?feros que se metamorfosea en uno cuando se siente plena de amor, abraz?ndose a su hombre con su postura koala ( no hay fotos de momento, pero pueden imaginarse a un koala agarr?ndose a un eucaliptus y es un calco), y si el amor es ya m?s intenso de lo normal, tambi?n lo aplica a una de sus posturas sexuales favoritas; lamentablemente de ello s? que no podremos llegar a obtener ning?n documento gr?fico, porque ante todo ?ste es un espacio decente.

Y es que Boh?mk tiende a identificar cualquier cosa, persona o gesto con un animalillo, como a su paciente pap?, al que a veces enoja con sus dudosas gracias sobre su fisionom?a de tortuga, o cierta conocida que saluda tan efusivamente con la cabeza que a boh?mk le recuerda a una grulla bebiendo en un etanque,otras veces a una gallina que picotea, o su manera de aludir al mal olor de una estancia "mofetilla, mofetilla", o al encanto de los besos pececillos etc, etc y etc .


Eso s?, hay 3 animales que es incapaz de soportar: las serpientes, las iguanas y los gatos. Los dos primeros por la sensaci?n tan desagradable que les produce, los gatos, por animadversi?n m?s que fundamentada, un conflicto que mantiene desde hace un a?o con ellos, pues uno caus? el martirio de boh?mk en Francia: 3 visitas al dermat?logo por culpa de unos estafilococos injustamente transmitidos. En fin, que el recuerdo de aquellos terribles picores tardar? en reconciliarla con el mundo felino.
Hasta entonces prefiere las alas (envidia las alas), si el animal que la atrapa no la est? arrastrando por el suelo.
Publicado por Bohemk @ 3:10  | Microkosmos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios